Buscar, Evaluar y Contactar los mejores Cirujanos Plásticos en Sudamérica y España

Buscar cirujanos plásticos

Tipos de narices aptas para la rinoplastia o cirugía de nariz






Se dice que la nariz es una parte primordial a la hora de determinar la armonía del rostro de una persona. Por eso aquellos que no se sienten contentos con su nariz, pueden acudir a la rinoplastia para obtener una mejora agradable en sus rasgos faciales y lograr un equilibrio en su rostro.

De esta manera, el tamaño y la forma de la nariz son dos de los aspectos más comunes por los que muchos pacientes deciden someterse a una rinoplastia. ¿Cuáles son esos tipos de nariz más comunes que generan descontento en muchas personas? Aquí están algunas de ellas: 


Nariz con la punta desigual

En algunas personas, uno de los lados de la punta de su nariz puede ser diferente al otro. En algunos casos un lado puede ser más grande, más pequeño, más alto, más bajo o puede estar ligeramente torcido hacia algún lado.

Que la punta de una nariz tenga algunas diferencias en su forma, tiene que ver con el estado del cartílago subyacente, incluso estas irregularidades pueden ser producto de una lesión o de algún factor genético.

Para corregir una nariz de este tipo, se puede operar el cartílago que está ubicado debajo de la punta de la nariz, con el fin de lograr una apariencia simétrica entre ambos extremos de la punta.

 

Nariz torcida

Cuando los huesos nasales o del tabique nasal no están en un ángulo recto, por debajo de la línea media de la cara, una nariz puede tener una apariencia inclinada hacia un lado.

Una nariz torcida también puede haber sido heredada e incluso puede ser el resultado de una lesión. Para esto, la cirugía plástica se encarga de enderezar los huesos nasales y el tabique para lograr mayor armonía en la forma de la nariz. 


Nariz con una proyección nasal prolongada

Cuando la punta de una nariz sobresale demasiado, puede hacer que esta se vea más grande de lo que realmente es.

Existen dos alternativas para tratar una nariz con una proyección nasal prolongada; la primera implica elevar el puente de la nariz, de tal forma que la punta ya no se vea irregular. La segunda opción, tiene que ver con reducir la proyección de la punta nasal.


Nariz deprimida

Este tipo de nariz tiene una depresión o hundimiento en la superficie, a lo largo del puente nasal. Normalmente se corrige mediante el uso de cartílago septal o con la ayuda de un implante para rellenar el área de la depresión y así lograr un puente más plano y uniforme.


Nariz ancha
 

Una nariz puede lucir muy ancha cuando la piel que la recubre es demasiado gruesa o cuando la estructura ósea subyacente de la misma es un poco más amplia de lo normal.


Nariz muy grande

Los pacientes que tienen una nariz demasiado grande acuden a la rinoplastia, en la mayoría de los casos, porque su nariz es demasiado grande con respecto al tamaño de su rostro o porque desean remodelar su nariz tras el crecimiento de la misma, que con los años pudo haberse agrandado como producto de una rosácea. 

Aunque el tamaño de una nariz puede reducirse con cirugía plástica, en el caso de estos pacientes debe dejarse claro que como resultado de una rinoplastia el cirujano buscará dejar una nariz, cuyo tamaño sea proporcional con el rostro.


Nariz muy pequeña
 

Una nariz pequeña puede producirse a causa de un accidente en el que se ha visto afectado el puente de la misma, también cuando se tiene, de nacimiento, un perfil nasal bajo. 

Así que para elevar el puente de la nariz, el cirujano plástico puede llegar a tener dos opciones; la primera consistiría en tomar cartílago de la nariz, la oreja o nervio para modificar su forma. 

La otra opción sería utilizar implantes quirúrgicos para darle más proyección y volumen, de tal forma que esta se vea armoniosa y proporcional al tamaño del rostro.


Nariz alargada
 

Una nariz puede verse muy alargada cuando observamos a alguien de perfil y a esta se le nota una longitud excesiva.

Con la cirugía plástica se puede acortar la nariz para recuperar una longitud normal.  

Para esto es necesario reducir el cartílago subyacente, acortando el tabique o eliminando piel dentro de las fosas nasales.


Nariz con protuberancias

También conocidas como jorobas nasales, pueden aparecer por una lesión o debido a los genes de un paciente. 

Para corregir la forma de estos tipos de nariz, el cirujano debe eliminar las protuberancias con técnicas quirúrgicas en las que se trabaja sobre el cartílago del puente nasal.

 

 Nariz con punta bulbosa 

Las narices de este tipo hacen que su extremo luzca más redondeado de lo normal. 

Para esto se debe trabajar en la transformación del cartílago que está debajo de la nariz, algo parecido a lo que sucede con las narices con una punta desigual. 


Nariz con fosas nasales anchas
 

Los pacientes que se someten a esta cirugía por lo general son latinos, afroamericanos o asiáticos y el procedimiento para este tipo de nariz se conoce como rinoplastia étnica.

Para reducir la anchura de las fosas nasales se debe extraer tejido de la base de las ventanas de la nariz, con el objetivo de reducir el ancho y la longitud de las fosas nasales, para que luego luzcan más pequeñas.

blog comments powered by Disqus
La información contenida en Guía Cirugía tiene fines informativos y educativos. Este sitio no pretende sustituir o reemplazar una consulta médica, la cual consideramos indispensable para esclarecer todos los factores de una Cirugía y evaluar las condiciones particulares de un paciente. El contenido de Guía Cirugía tiene como finalidad ofrecer una orientación inicial, haciendo énfasis en los los temas que deben ampliarse y resolverse en una consulta médica.