Buscar, Evaluar y Contactar los mejores Cirujanos Plásticos en Sudamérica y España

Buscar cirujanos plásticos

¿Qué comer para mantener los resultados de una liposucción?






Una liposucción es un procedimiento quirúrgico que se encarga de eliminar el exceso de grasa acumulada en zonas del cuerpo como el abdomen, los muslos, las nalgas y el cuello.

Por eso, si planeas someterte a esta operación, ten en cuenta que tus hábitos alimenticios y la actividad física que realices a diario determinarán por cuánto tiempo podrás mantener tu silueta delgada y los resultados de la operación.

Según la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos (ASPS): “Los pacientes que se han realizado una liposucción son tres veces más propensos a aumentar de peso después de la cirugía si no llevan una dieta saludable, y cuatro veces más propensos a ganar peso si no mantienen una rutina diaria de ejercicio”.  Por eso es muy importante que consideres adherir a tu vida estos dos hábitos de los que no podrás prescindir si quieres conservar los resultados ganados con el bisturí.


Claves para mantener tu peso después de una liposucción

Controla tu ingesta de calorías para que tu peso no aumente sin caer en las dietas extremas que pueden llegar a generarte sentimientos de privación y hasta desequilibrios nutricionales.

Adicionalmente, recuerda que una alimentación bien balanceada favorece la salud del corazón y le proporciona los nutrientes necesarios a tus músculos.


Sigue estas recomendaciones:


Consume porciones pequeñas de alimentos, en cada comida. No te excedas.

Evita los alimentos demasiado procesados, debido a que éstos aceleran el aumento de peso.

Procura consumir alimentos que ayudan a mantener los resultados de la liposucción como los siguientes:

Proteínas magras como el salmón, carne blanca (pollo, pavo y pescados de agua dulce).

Granos enteros como arroz integral y avena.

Los vegetales de hojas verdes que proveen diferentes cantidades de nutrientes como calcio, fibra y hierro (espinacas, acelgas, escarola, col, hojas verdes de mostaza, entre otras).

Frutos rojos como la fresa, frambuesa, mora y cereza con propiedades antioxidantes o antienvejecimiento.

Frutos secos como almendras, nueces y avellanas ricos en proteínas, fibra, vitaminas, minerales y grasas insaturadas, consideradas como alimentos cardioprotectores.
A continuación te presentamos un ejemplo de plan alimenticio balanceado, que te ayudará a mantener tu peso, siempre y cuando evites las harinas, los dulces y los fritos (grasas saturadas):


Día 1 (Lunes)

Desayuno
1 vaso de yogurt bajo en grasa  
1 rebanada de pan integral
1 tajada de queso sin grasa

Media mañana
1 poción de fresas

Almuerzo
1 porción de carne roja magra
1 plato abundante de ensalada de lechuga crespa, tomate y zanahoria.
1 papa cocida mediana

Merienda
1 tajada que queso bajo en grasa
1 porción de gelatina dietética

Cena
1 porción de pollo a la plancha
3 cucharadas de arroz integral
Ensalada de verduras con una cucharadita de aceite de oliva


Día 2 (Martes)

Desayuno
1 pocillo de café con leche descremada
2 rebanadas de pan integral
1 huevo cocido

Media mañana
1 yogur descremado

Almuerzo
1 filete de pescado a la plancha
1 porción de verduras cocidas
1 porción de plátano verde al horno

Merienda
Una porción de piña picada

Cena
1 plato mediano de espaguetis con tomate natural
1 porción de atún en agua


Día 3 (miércoles)

Desayuno
1 pocillo de té con leche descremada
2 rebanadas de pan integral con mermelada dietética

Media mañana
1 porción de sandía picada

Almuerzo
1 filete de ternera asado
1 porción de puré de calabaza
1 porción pequeña de yuca cocida

Merienda
1 yogur bajo en grasa con cereales de fibra

Cena
Ensalada con pollo y verduras
Una papa cocida pequeña

Día 4 (jueves)

Desayuno
1 pocillo de chocolate dietético con leche descremada
2 galletas integrales

Media mañana
1 mandarina

Almuerzo
1 plato mediano de verduras crudas o cocidas
Albóndigas con carne magra sin grasa
Una porción pequeña de lentejas

Merienda
Nueces en frutos secos

Cena
1 plato tortilla de huevo y espinaca
Ensalada de vegetales


Día 5 (Viernes)

Desayuno
1 café con leche descremada
1 rebanada de pan integral con queso bajo en grasa

Media mañana
1 manzana verde

Almuerzo
1 porción de espinacas cocidas con tomate y cebolla
1 porción de pollo en cuadritos con champiñones
1 papa al vapor con perejil

Merienda
1 porción de queso bajo en grasa
1 porción de gelatina

Cena
2 rodajas de pescado blanco
Ensalada de zanahoria rallada
1 porción de papaya picada


Día 6 (sábado)

Desayuno
1 vaso de jugo de naranja
1 pocillo de café con leche descremada
1 arepa blanca con queso bajo en grasa

Media mañana
Una poción de piña picada

Almuerzo
1 porción de carne asada sin grasa
Ensalada de verduras
3 cucharadas de arroz integral

Merienda
1 vaso de jugo de mora sin azúcar

Cena
1 pocillo de caldo de carne sin grasa y bajo en sal
1 porción de kiwi


Día 7 (domingo)

Desayuno
1 pocillo de  té con leche descremada
1 arepa de maíz blanco
1 porción de queso sin grasa

Media mañana
1 porción de gelatina dietética

Almuerzo
1 plato mediano de ravioles con carne molida sin grasa salsa de tomate natural
1 porción de ensalada de lechuga y tomate

Merienda
Café con leche descremada
1 rebanadas de pan integral

Cena
1 filete de pescado
1 porción de verduras de hoja
2 duraznos

Ten presente que reconociendo los malos hábitos alimenticios, desarrollados antes de la cirugía puedes ser consciente de la importancia de llevar en tu cotidianidad un plan de alimentación saludable. Te recomendamos que cuentes con asesoría nutricional para tomar el control de las conductas alimentarias no saludables y así no tengas que preocuparte por llegar a recuperar el peso perdido tras la liposucción.

blog comments powered by Disqus
La información contenida en Guía Cirugía tiene fines informativos y educativos. Este sitio no pretende sustituir o reemplazar una consulta médica, la cual consideramos indispensable para esclarecer todos los factores de una Cirugía y evaluar las condiciones particulares de un paciente. El contenido de Guía Cirugía tiene como finalidad ofrecer una orientación inicial, haciendo énfasis en los los temas que deben ampliarse y resolverse en una consulta médica.