Buscar, Evaluar y Contactar los mejores Cirujanos Plásticos en Sudamérica y España

Buscar cirujanos plásticos

La cola perfecta: aspecto natural vs. cambio radical






Jessica CedielCon la noticia de la reconocida presentadora colombiana Jessica Cediel y la muy publicada historia de su posterior complicación, al someterse a un procedimiento para mejorar el aspecto de sus -ya muy admirados- glúteos, se ha reanudado por enésima vez, el tan controversial tema de los procedimientos quirúrgicos para conseguir la “cola perfecta” e, inevitablemente, el de sus peligros inherentes. 

En la era de la comunicación, la era digital, la era de la tecnología, la era en la que la información llega hasta los sitios más remotos en cuestión de nanosegundos y, tristemente, la era en que preferimos recibir nuestras opiniones ya formadas, para evitarnos el trabajo de formarlas nosotros mismos, estamos bajo el dominio opresor de los medios y, por ende, de todos aquellos quienes deciden qué es belleza y qué no.

Constantemente bombardeadas por imágenes de rostros y cuerpos perfectos nos hemos convencido que la belleza sólo se alcanza con la perfección y que si nuestro cuerpo no se asemeja a aquellos de las celebridades, nuestro valor como persona de algún modo disminuye.

Esto no sólo me entristece sino que me preocupa, no porque esté en contra de las cirugías (para nada) sino porque no entiendo cómo una mujer con un cuerpo ya hermoso, cree que debe mejorar, aumentar o perfeccionar, un derrière admirado por millones y, que aún después del  drama del acido hialurónico y los biopolímeros, sigue viéndose mejor que el de la mayoría. 

Personalmente me he sometido a dos cirugías (tres, si contamos la lipoescultura) así que pueden creerme cuando les digo que no estoy en contra de los procedimientos quirúrgicos, de hecho ya tengo un par de procedimientos más en la mira; pero les aseguro que si mi cuerpo se asemejara, aunque fuese un poco, al de Cediel, Kardashian o López, no me acercaría a un bisturí ni en pintura, porque, en mi opinión, no hay que arreglar lo que no está roto.

Ahora bien, si como en mi caso, el procedimiento es más de reconstrucción que de realce, mis queridas lectoras tienen mi completo apoyo. Vale aclarar que cuando digo “reconstrucción” no quiero decir literalmente cirugía reconstructiva per se, me refiero sólo a la cirugía plástica pero con el fin de reconstruir el cuerpo que nosotras mismas nos encargamos de arruinar, o en muchos casos, simplemente suplir lo que la naturaleza se negó a proporcionar.

Al final del día, la verdad es que la mayoría de nosotras vivimos en un mundo real, en el que probablemente no tenemos tiempo, dinero o ánimo para ir al gimnasio; un mundo en el que, a veces, una comida deliciosa es lo único bueno que nos pasa en todo el día, y en el que, como en mi caso, no importa cuánto peso hayamos perdido de una manera natural y saludable, sólo una cirugía puede corregir un trasero inexistente o un abdomen que cuelga como los Jardines de Babilonia; si éste es el caso, las opciones son muchas, pero lo más importante es tener muy claro que las expectativas irreales son mucho más peligrosas que un médico sin escrúpulos o un procedimiento extremo. 

En resumidas cuentas,  el punto que quiero resaltar es bastante simple: lo primordial, en cuanto a cirugías y procedimientos para el aumento de glúteos se refiere, no es llegar a tener esa retaguardia perfecta sin celulitis y perfectamente redonda que ostentan muchas celebridades,  lo primordial es conseguir un trasero que se ajuste a nuestro cuerpo con naturalidad y que nos ayude a tener un aspecto más armonioso, sin necesidad de sacrificar nuestra salud o nuestra vida. 

blog comments powered by Disqus
La información contenida en Guía Cirugía tiene fines informativos y educativos. Este sitio no pretende sustituir o reemplazar una consulta médica, la cual consideramos indispensable para esclarecer todos los factores de una Cirugía y evaluar las condiciones particulares de un paciente. El contenido de Guía Cirugía tiene como finalidad ofrecer una orientación inicial, haciendo énfasis en los los temas que deben ampliarse y resolverse en una consulta médica.