Buscar, Evaluar y Contactar los mejores Cirujanos Plásticos en Sudamérica y España

Buscar cirujanos plásticos

¿Grasa localizada o celulitis?






Celulitis y Grasa LocalizadaAunque en muchos casos se suele hablar de celulitis para describir tanto la acumulación de grasa y para aludir a esos hoyitos que se concentran en ciertas áreas del cuerpo, más conocidos como piel de naranja, es importante aclarar los conceptos, pues el tratamiento de ambos es diferente.

 

 

¿Qué es la adiposidad o grasa localizada?

La grasa localizada se caracteriza por la acumulación de tejido graso en determinadas zonas del cuerpo, que provocan una alteración estética del contorno corporal. La grasa localizada puede estar acompañada o no de sobrepeso y se pueden caracterizar dos tipos:

Adiposidad Localizada Primaria: es aquella relacionada con el desarrollo hormonal y que suele afectar la forma de la silueta corporal en región media e inferior de los muslos.

Adiposidad Localizada Secundaria: se presenta mayoritariamente en abdomen, costados del torso, papada y brazos. Está ligada a los malos hábitos alimenticios y la falta de ejercicio.

La principal diferencia entre ambos tipos de adiposidad es que la localizada secundaria encuentra solución a partir de una dieta combinada con ejercicio físico, mientras que la localizada primaria requiere intervenciones estéticas más específicas en las áreas afectadas.

¿Qué tratamiento aplicar?

El tratamiento de la acumulación de grasa comprende técnicas como la ultracavitación, la intralipoterapia o la liposucción, y puede variar en función del diagnostico de cada paciente.

Ultracavitación: es la emisión de ultrasonidos de baja frecuencia en la superficie externa de la piel, que permite que las células destruidas liberen la grasa, para que el cuerpo las elimine por sí mismo. Las zonas que se pueden tratar son abdomen, caderas, las caras internas de los muslos, rodillas, brazos y espalda.

Intralipoterapia: es un procedimiento en el que se hace una infiltración de una solución acuosa con base gelatinosa, biocompatible y totalmente reabsorbible, indicada para el tratamiento localizado de adipocitos. Las zonas en las que se obtienen mejores resultados son abdomen, caderas, rodillas, brazos, papada y zona interior de los muslos.

Lipoescultura: es el tratamiento más empleado para eliminar la grasa localizada, debido a que permite la remodelación del contorno corporal a partir de la destrucción de los depósitos de grasa instalados en áreas como cara, cuello, brazos, tronco, abdomen, nalgas, caderas muslos, rodillas, pantorrillas e incluso en los tobillos.

¿Qué es la celulitis o piel de naranja?

La celulitis o piel de naranja es una alteración del tejido celular subcutáneo en el que se implica el tejido graso, la acumulación de agua y la mala circulación, que afecta principalmente la zona de las nalgas, muslos, rodillas, tobillos, abdomen y espalda. Se la puede clasificar en 4 subtipos:

Dura o compacta: se presenta en mujeres jóvenes con buena forma física, en mujeres con sobrepeso y en obesas. Se la llama de este modo por su consistencia firme y dolorosa a la palpación, siendo generalmente una celulitis de reciente comienzo y de localización preferente en caderas.

Edematosa: afecta a mujeres de todas las edades, pero con mayor frecuencia a jóvenes y adolescentes, es de consistencia espesa y se localiza preferentemente en piernas lo que la hace más difícil de tratar.

Blanda o flácida: afecta mayoritariamente a mujeres mayores de 40 años con poca actividad física y con cambios bruscos en el peso corporal. Se presenta en la cara anterior de los muslos y los brazos. El tejido tiene características esponjosas y blandas al tacto.

Mixta: es un tipo de celulitis en la que se mezclan variedades distintas y suele ser el tipo de celulitis que se evidencia con mayor frecuencia.

¿Qué tratamientos aplicar?

En el caso de la celulitis, se realizan tratamientos como la mesoterapia, la radiofrecuencia, la hidrolipoclasia, entre muchos otros procedimientos a base de elementos naturales o sintéticos, para recuperar el tejido subcutáneo alterado.

Radiofrecuencia: mediante un dispositivo emisor de radiofrecuencia avanzada, se eleva la temperatura térmica tisular, mientras enfría la piel para evitar daños y molestias. Como consecuencia del aumento de temperatura, las fibras de colágeno de las capas medias y profundas de la piel se contraen; y las células grasas se rompen, siendo eliminadas a continuación por el propio cuerpo.

Mesoterapia: consiste en administrar pequeñas dosis de productos homeopáticos en la primera capa de la dermis, justo debajo de la piel, mediante inyecciones que no provocan ninguna molestia. Esta técnica es ideal para trabajar áreas como muslos, papada, glúteos y abdomen.

Hidrolipoclasia: a partir de infiltraciones se consigue debilitar el tejido graso. Seguidamente se realiza una sesión de cavitación para destruirla con diferentes ondas ultrasónicas. Finalmente se aspira con una jeringa toda la sustancia aceitosa que se extrae, y el organismo la absorve.

En definitiva, grasa localizada y celulitis son alteraciones con características y tratamientos diferentes. Es importante tener claro que el hecho de mantener buenos hábitos alimenticios y hacer ejercicio físico de forma regular puede evitar en gran medida su aparición.

De igual manera hay que tener presente que realizar uno u otro tratamiento varía en relación a las condiciones de cada paciente, la amplitud de la zona a tratar, del objetivo propuesto y las recomendaciones hechas por tu cirujano.

blog comments powered by Disqus
La información contenida en Guía Cirugía tiene fines informativos y educativos. Este sitio no pretende sustituir o reemplazar una consulta médica, la cual consideramos indispensable para esclarecer todos los factores de una Cirugía y evaluar las condiciones particulares de un paciente. El contenido de Guía Cirugía tiene como finalidad ofrecer una orientación inicial, haciendo énfasis en los los temas que deben ampliarse y resolverse en una consulta médica.