Buscar, Evaluar y Contactar los mejores Cirujanos Plásticos en Sudamérica y España

Buscar cirujanos plásticos

Evita la incontinencia urinaria con ejercicios Kegel






El escape de orina al reír, al estornudar o al hacer algún tipo de esfuerzo físico, generalmente, es producido por la debilidad en los músculos pélvicos de las mujeres.

La incontinencia urinaria se presenta cuando los músculos del suelo de la pelvis se debilitan, causando el descenso de órganos como la vejiga, siendo un problema que puede aparecer a cualquier edad en la mujer y no sólo en las abuelitas o en las adultas mayores, como se piensa comúnmente.

Afortunadamente es posible fortalecer los músculos del suelo pélvico con una técnica muy sencilla, conocida como ejercicios de Kegel, los cuales pueden retrasar o prevenir el descenso de otros órganos pélvicos como la uretra, el útero, la vagina y hasta el intestino delgado y el recto. Además estos ejercicios también sirven para ayudar a aquellas mujeres que tienen dificultades para alcanzar el orgasmo durante sus relaciones sexuales.

Los ejercicios de Kegel, también conocidos como entrenamiento muscular del suelo pelviano, no requieren de un equipo especial y se pueden realizar en cualquier lugar, discretamente y en cualquier momento del día.

¿Por qué es importante hacer estos ejercicios?

Factores como el embarazo y el parto, el envejecimiento y el sobrepeso son las causas principales por las cuales el suelo pélvico en las mujeres se debilita, manifestando síntomas comunes que podrían resultar muy molestos, como la incontinencia urinaria, que al ser intensa, puede corregirse con un lifting de vejiga que posteriormente puede mantenerse con los ejercicios de Kegel.

Esta técnica se puede practicar durante el embarazo o después del parto para prevenir la incontinencia urinaria. Estos, junto con la asesoría de un sexólogo también pueden ser útiles para las mujeres que tienen dificultades a la hora de alcanzar el orgasmo, durante sus relaciones sexuales, debido a que ayudan a aumentar la excitación sexual y mejoran la circulación de la sangre a los genitales, aumentando el tono vaginal y la lubricación.

Así se realizan los ejercicios de Kegel

En primer lugar, debes identificar los músculos del suelo pélvico para aprender a contraerlos y relajarlos. La forma más fácil de detectar estos músculos es realizar una única prueba que consiste en orinar e intentar detener el flujo, para saber con exactitud cuál es esa parte del cuerpo que vas a ejercitar con la técnica Kegel.

Recuerda no realizar ejercicios de Kegel mientras se vacia la vejiga, puesto que aunque muchas mujeres consideran que esto es bueno, por el contrario, se puede causar el debilitamiento de los músculos de la pelvis y aumentar el riesgo de sufrir una infección del tracto urinario.

Contrae y relájate

Antes de iniciar, debes tener la vejiga completamente vacía. Acuéstate boca arriba y empieza a contraer los músculos del suelo pélvico, manteniendo la contracción durante cinco segundos, relájate durante otros cinco y repite el ejercicio unas diez veces más.

Concéntrate

Obtén los mejores resultados manteniendo tu mente enfocada en estos ejercicios. Ten cuidado de no flexionar los músculos de tu abdomen, los muslos o las nalgas, ni contengas la respiración, por el contrario respira tranquilamente durante los ejercicios.

Incorpora estos ejercicios en tu rutina diaria

Procura realizar estos ejercicios, por lo menos, tres veces al día, discretamente y casi que en cualquier momento. Por ejemplo cuando estés sentada en tu escritorio o mientras te relajas un rato en tu sofá o viendo la tele.

Ten la seguridad de que si practicas los ejercicios Kegel con regularidad, notarás los resultados en unas 8 o 12 semanas. Verás cómo se reduce la pérdida involuntaria de orina y cómo tu vida sexual se verá beneficiada llevando a cabo esta rutina, cien por ciento recomendada.

blog comments powered by Disqus
La información contenida en Guía Cirugía tiene fines informativos y educativos. Este sitio no pretende sustituir o reemplazar una consulta médica, la cual consideramos indispensable para esclarecer todos los factores de una Cirugía y evaluar las condiciones particulares de un paciente. El contenido de Guía Cirugía tiene como finalidad ofrecer una orientación inicial, haciendo énfasis en los los temas que deben ampliarse y resolverse en una consulta médica.