Buscar, Evaluar y Contactar los mejores Cirujanos Plásticos en Sudamérica y España

Buscar cirujanos plásticos

El cuerpo del delito: cirujanos plásticos sin licencia






cirujanos plasticos no certificadosÚltimamente he notado que al menos una o dos veces aparece algún titular sobre una trágica historia donde la protagonista es una pobre mujer que fue engañada por un perverso médico sin escrúpulos y terminó desfigurada o peor aún, muerta.

Sin embargo, cuando me adentro más en el texto, encuentro que este “perverso médico” no era especializado en cirugía plástica, como en el caso de la mujer en Dallas, o ni siquiera era médico, como el caso de Las Vegas.

Creo que es importante aclarar que una cosa es que a un buen médico le salga mal una cirugía, eso es algo que le puede pasar a cualquiera y por muchas precauciones que se tomen, al que le llegó el día, le llegó; pero otra cosa muy distinta es que uno, voluntaria y deliberadamente, vaya y se haga operar de un curandero sin especialización o hasta sin título, simplemente porque le daba un mejor precio o le ofrecía un paquete económico, no, no, no, no, no, ¡Es que estamos hablando de cirugía, no de camisetas! O es que ¿si le van a poner prótesis de rodilla le dan una si lleva la otra?

En mi familia existe un dicho: para la bobada, no han inventado nada, y eso me parece más cierto que nunca en estos casos; con todos los recursos que existen para averiguar la vida y obra de Raimundo y todo el mundo, ¿cómo es que estas señoras se le ponen en bandeja de plata a un fulano que tiene su “consultorio” en la parte trasera de un almacén de pisos o que realiza procedimientos quirúrgicos mayores en un centro comercial? No, ya eso si me parece que es más bien falta de sentido común, porque les apuesto lo que quieran a que al comprar zapatos sí se demoran una eternidad, escogiendo el color, el estilo, el tacón, la correa de aquí y el moñito de allá, y quién sabe qué otras babosadas, pero para dejarse mutilar del primero que les ofrezca una rebaja, ¡ahí si están listas en un dos por tres!

No es que sea indolente o insensible, pero me hierve la sangre cuando veo noticias como éstas. A la gente se le olvida que en una estafa se necesitan al menos dos participantes, el estafador y el estafado; yo sé perfectamente que hay embaucadores muy astutos (por algo hacen lo que hacen) pero es que las personas que intencionalmente deciden someterse a un procedimiento quirúrgico en circunstancias tan sospechosas como las previamente mencionadas parecen carecer no sólo de sentido común sino de un puro y simple instinto de supervivencia.

En resumidas cuentas y para cerrar con otro dicho que queda como anillo al dedo, no hay peor ciego que el que no quiere ver y la triste realidad es que hombres y mujeres en su afán de buscar la inalcanzable perfección física, están dispuestos a ignorar un sinnúmero de señales de alarma y, como párvulos en noche buena, esperan que -en un abrir y cerrar de ojos- el niño Dios (léase, carnicero/cirujano de la esquina) les traiga un cuerpo hermoso y a un excelente precio.

Si usted está pensando en someterse a una cirugía plástica, de forma segura, aquí le recomendamos cómo elegir el cirujano plástico ideal.

blog comments powered by Disqus
La información contenida en Guía Cirugía tiene fines informativos y educativos. Este sitio no pretende sustituir o reemplazar una consulta médica, la cual consideramos indispensable para esclarecer todos los factores de una Cirugía y evaluar las condiciones particulares de un paciente. El contenido de Guía Cirugía tiene como finalidad ofrecer una orientación inicial, haciendo énfasis en los los temas que deben ampliarse y resolverse en una consulta médica.