Buscar, Evaluar y Contactar los mejores Cirujanos Plásticos en Sudamérica y España

Buscar cirujanos plásticos

Cómo no ser víctima de una cirugía plástica o estética ilegal






Latinoamérica es uno de los continentes líderes en el mercado de la cirugía plástica. Sin embargo, para muchos, las intervenciones de carácter estético son concebidas sólo como un negocio, por esta razón cada vez más surgen “cirujanos”, “esteticistas” o “clínicas” que prestan servicios médicos irregulares e ilegales.

Las malas prácticas en la cirugía plástica y estética aumentan constantemente el número de víctimas, y este año las muertes de hombres y mujeres en quirófanos se han registrado en países latinos como México, Colombia, República Dominicana y Venezuela, entre otros.

Recordemos el caso de una ciudadana australiana que falleció a finales de marzo en un hospital en Mexicali, durante una operación de aumento de glúteos, a manos de un doctor que aunque estaba titulado, utilizaba suministros médicos caducos y trabajaba con un equipo que no cumplía con su adecuado mantenimiento.
 

¿Cómo identificar un “cirujano plástico” o clínica ilegal?

El primer paso, para identificar un cirujano competente, para un procedimiento estético es que cuente con títulos académicos que lo respalden y tenga la debida certificación por una sociedad de cirugía plástica de su país o internacional.

 

Investiga acerca de tu cirujano plástico 

Déjate invadir por las dudas si tu médico no cuenta con una titulación legítima, fíjate en su trayectoria académica y en las certificaciones que lo respalden. No te fíes sólo de los diplomas que estén colgados en su consultorio, investígalo en Internet, consultando foros de opinión y ubicándolo en el directorio de especialistas certificados de la asociación de cirugía plástica de su país.
 

Conoce la clínica en la que te deseas operarte

Según la cirujana plástica Lina Triana, en un artículo de El Tiempo, asegura que los cirujanos plásticos calificados y las clínicas avaladas están obligados a reportar las complicaciones que presentan los pacientes, sin embargo, muchos médicos no autorizados y a quienes nadie rige, no reportan estos casos y por esta razón se presentan situaciones que comprometen la salud de los pacientes. 

Los ciudadanos deben denunciar ante la Secretaría de Salud y ante la Superintendencia de Salud, porque estas entidades no investigan solas, sino cuando hay información y quejas sobre irregularidades”. En palabras de la Dr. Triana.

 

La cirugía plástica y la cirugía estética no son lo mismo

Ten en cuenta que cada médico tiene su especialidad. Una cosa es el cirujano plástico y otra es el cirujano estético.
  
Los cirujanos plásticos tienen la facultad de realizar procedimientos quirúrgicos invasivos como la mamoplastia, lipoescultura o liposucción, rinoplastia, otoplastia, ridectomía, cirugía de mentón, entre otras.

Los cirujanos estéticos, por su parte, están dedicados a realizar procedimientos no invasivos más sencillos, como tratamientos con láser, inyecciones de Botox, colágeno o ácido hialourónico, tratamientos con radiofrecuencia, microdermoabrasión, entre otros de este tipo.

 

Descarta los rellenos corporales con sustancias sospechosas

Aunque la lucha contra la inyección de biopolímeros con fines estéticos no cesa, aún hay muchos pacientes víctimas de procedimientos en las que se usan estas sustancias peligrosas y letales para su salud.

Los biopolímeros, también conocidos como silicón o silicona líquida, son sustancias derivadas del petróleo que suelen utilizarse indebidamente en procedimientos como el aumento de glúteos, relleno de arrugas, aumento de pantorrillas y relleno de labios, entre otros tratamientos.

Estas sustancias también están presentes en productos como el gel de ecografías, la silicona industrial, el cemento para huesos, la parafina y el aceite de avión o de cocina.

No te dejes engañar cuando te prometan, por ejemplo, un aumento de glúteos con ácido hialourónico, a un precio muy bajo. Para que te hagas una idea del precio real; 1 cm3 puede costar más de $600.000 pesos y para una gluteoplastia se necesitarían entre 300 y 400 cm3, así que la sustancia pura para la cirugía tendría un valor entre los $180’000.000 y $240’000.000. En conclusión; no caigas cuando te ofrezcan un aumento de glúteos hialourónico.
 

Las peluquerías, salones y centros de belleza no son quirófanos 

En muchos negocios de este tipo, donde se realizan masajes, limpiezas y otros tratamientos relacionados con el embellecimiento, se llevan a cabo procedimientos ilegales, relacionados con la inyección de sustancias de relleno e incluso de componentes para adelgazar.

Lo anterior no está permitido, así que es mejor no correr ningún riesgo y no someterse a procedimientos en establecimientos que no cumplen con las condiciones sanitarias mínimas para su funcionamiento.

Ten cuidado con las clínicas de barrio y también con aquellos “centros médicos” que incluso despiertan desconfianza por su fachada, infraestructura y ubicación, pues en muchos casos, cuando se presenta una emergencia estas clínicas, no hay suficientes equipos, suministros, lugares de recuperación y personal capacitado. De hecho, algunas de estas clínicas ni siquiera están cerca de un hospital en caso de que se presente algún tipo de eventualidad médica.

 
Lo que dice la Ley en Colombia

 Según la ley colombiana “sólo podrán ejercer la medicina y cirugía: Quienes hayan adquirido título de médico y cirujano expedido por alguna de las facultades o escuelas universitarias reconocidas por el Estado y que funcionen o hayan funcionado legalmente en el país”.

Los médicos y cirujanos que hayan estudiado en el exterior, según la ley colombiana, solo pueden ejercer si la universidad de la cual se graduaron tiene convenios de reciprocidad que estén avalados por la Asociación Colombiana de Facultades de Medicina. Incluso si la entidad en la que se ha recibido algún médico en el extranjero, que desee ejercer en Colombia, no tiene una reconocida competencia, tendrá que superar un examen de idoneidad en una de las facultades de medicina del país, de acuerdo con la reglamentación dictada por el Estado.

En Bogotá, la Secretaría Distrital de Salud ha venido realizando inspecciones en los establecimientos del sector de la belleza para asegurar el cumplimiento de la normativa sanitaria y se reglamentó, mediante la resolución 723 del 2010, la acreditación de estos negocios que busca combatir la informalidad y la práctica ilegal en centros no adecuados.

blog comments powered by Disqus
La información contenida en Guía Cirugía tiene fines informativos y educativos. Este sitio no pretende sustituir o reemplazar una consulta médica, la cual consideramos indispensable para esclarecer todos los factores de una Cirugía y evaluar las condiciones particulares de un paciente. El contenido de Guía Cirugía tiene como finalidad ofrecer una orientación inicial, haciendo énfasis en los los temas que deben ampliarse y resolverse en una consulta médica.