Buscar, Evaluar y Contactar los mejores Cirujanos Plásticos en Sudamérica y España

Buscar cirujanos plásticos

Claves para mantener una vagina joven y saludable






Al igual que muchas partes del cuerpo de una mujer, la vagina merece llevar ciertos cuidados que ayuden a mantenerla en óptimas condiciones; joven, bella y saludable. No pierdas de vista estos consejos que seguramente te resultarán muy útiles e interesantes:

 

Evita la pérdida y ganancia de peso constantemente

Engordar y adelgazar no solo genera la pérdida de firmeza en zonas como el abdomen, cuello, glúteos, brazos y piernas, sino también la flacidez en los labios mayores de la vagina, haciendo que su forma y volumen se vean comprometidos.


Siéntate sobre un balón de pilates

Durante el día, en la oficina o en casa, entrena tus músculos vaginales, sentándote en una pelota de pilates, por lo menos durante 15 minutos diarios.

Estar sentada sobre un balón de estos obligará a los músculos del suelo pélvico a contraerse, sin que te des cuenta o sin que se sienta el más mínimo apretón. De esta manera, podrás mantener el suelo pélvico ejercitado y sobre todo, tonificado.

 
Procura mantener una vida sexual activa

Las relaciones sexuales son una buena forma de ejercitar y mantener la vagina en forma, debido a que la estimulación aumenta el flujo sanguíneo en esta zona sensible de las mujeres.

Cuando no hay relaciones sexuales, con frecuencia, el tejido y los músculos vaginales tienden a cambiar, viéndose afectada la lubricación y la intensidad de los orgasmos.

 

Monta en bicicleta

Uno de los deportes más recomendados para mantener la buena salud de la vagina es el ciclismo, debido a que se ha comprobado que el contacto y fricción de la entrepierna y el asiento, pueden ayudar a agrandar el tamaño de los labios vaginales.

 

Utiliza jabones suaves

La rutina de limpieza diaria de tu vagina debe ser suave y delicada. Es muy recomendable utilizar jabones íntimos que mantengan el equilibrio de tu pH y es importante evitar los lavados o baños internos como las duchas vaginales, pues muchos de estos productos causan reacciones, entre ellas algunos tipos de alergia e irritación.


Evita la penetración sin lubricación

Cuando la vagina no está lubricada, durante el acto sexual, se puede correr el riesgo de producir severas lesiones e irritaciones. Mediante la estimulación previa a la penetración o con la ayuda de geles lubricantes puedes evitar accidentes que  generan dolor y también pueden llegar a matar la pasión de un gran momento en pareja. 


Practica ejercicios Kegel

Una forma adecuada de fortalecer los músculos que están ubicados debajo del útero y la vejiga es mediante la práctica de ejercicios Kegel, los cuales son muy provechosos para aquellas mujeres que desean recuperar el aspecto de su vagina, tras un parto o por cuestiones relacionadas problemas de incontinencia urinaria.


Visita periódicamente tu ginecólogo

Mantén controlada la salud de tus partes íntimas, mediante consultas periódicas donde tu ginecólogo.

Practícate al menos una vez al año la citología, con el fin de descartar enfermedades de transmisión sexual e infecciones, tales como la vaginosis bacteriana, la tricomoniasis y la aparición de hongos, entre otras muy comunes; que pueden ser causadas por la humedad en la ropa interior, el uso de pantalones muy ajustados, los espermicidas, jabones aromatizados y el uso continuo de tampones, por ejemplo.


La cirugía genital femenina como opción

Si deseas mejorar la sensibilidad y la apariencia estética de tu vagina, mediante la cirugía plástica como lo es la vaginoplastia, entre los resultados obtendrás una mejoría en la anatomía de la pelvis, en la apariencia de los labios vaginales y en aquellas alteraciones causadas por los partos y el paso del tiempo. 

Recuerda que lo más importante es que acudas a un cirujano plástico certificado, que evalúe tus condiciones particulares y te oriente acerca de lo que es más adecuado para ti.

blog comments powered by Disqus
La información contenida en Guía Cirugía tiene fines informativos y educativos. Este sitio no pretende sustituir o reemplazar una consulta médica, la cual consideramos indispensable para esclarecer todos los factores de una Cirugía y evaluar las condiciones particulares de un paciente. El contenido de Guía Cirugía tiene como finalidad ofrecer una orientación inicial, haciendo énfasis en los los temas que deben ampliarse y resolverse en una consulta médica.