Buscar, Evaluar y Contactar los mejores Cirujanos Plásticos en Sudamérica y España

Buscar cirujanos plásticos

Cirugía de ombligo para quienes sueñan con un vientre completamente sexy






Los jeans descaderados, los bikinis y las prendas que dejan al descubierto el abdomen tienen mucho que ver con que cada vez, más pacientes, deseen modificar la apariencia de su ombligo, buscando que este se vea mucho más armonioso.

También conocida como umblicoplastia, la cirugía de ombligo es un procedimiento quirúrgico desarrollado para cambiar el tamaño, la forma o la posición del ombligo, que puede llevarse a cabo en en 3 casos: en una sola cirugía, en conjunto con una abdominoplastia e incluso, cuando es necesaria la revisión de una hernia.

 

El ombligo ideal

 “Los ombligos atractivos son pequeños, están orientados verticalmente o tienen forma de T y cuentan con una capucha o una aleta superior”, así lo asegura el Dr. Charles L. Puckett experto en umbilicoplastia y líder de estudios al respecto, en la de la Universidad de Missouri, quien en una entrevista para ‘The New York Times’ habla de los detalles de una investigación enfocada en la búsqueda del ombligo ideal de la mujer, en términos de cirugía plástica.

 

 ¿Qué puedes esperar de una umbilicoplastia?

Quienes buscan someterse a este procedimiento, por lo general, son personas que por el aumento de peso o por un embarazo han experimentado cambios en su figura corporal y con la umbilicoplastia buscan tener un ombligo con un aspecto más juvenil e incluso más sexy. 

Los ombligos protuberantes (outtie) y los ombligos que ni siquiera muestran rastro de su existencia (innie) pueden corregirse con la umbilicoplastia, así como aquellos ombligos que desde el nacimiento del paciente tienen formas distorsionadas.

El cirujano plástico que realiza este procedimiento, se ocupa entonces de remodelar el ombligo, haciendo que este sea vertical o en forma de T, con un pequeño pliegue de piel que para muchas personas suele ser muy atractivo.

 
Detalles de la cirugía de ombligo

La umbilicoplastia, por lo general, requiere solamente de anestesia local, en caso de que se realice como un procedimiento independiente, que puede durar entre 30 y 90 minutos.

Esta cirugía no deja al descubierto la cicatriz y los efectos secundarios son mínimos; poca o ninguna hinchazón, moretones o molestias, y los resultados son visibles inmediatamente.

El paciente puede retomar sus actividades diarias al día siguiente tras la cirugía, sin que sea necesario un tiempo prolongado de incapacidad.

El resultado de esta intervención quirúrgica será permanente, a menos de que haya luego un embarazo o aumento de peso significativo tras la operación.

Así que si estás pensando en someterte a una cirugía plástica de ombligo, consulta nuestro directorio de cirujanos plásticos certificados y encuentra el profesional ideal para tu procedimiento de umbilicoplastia.

blog comments powered by Disqus
La información contenida en Guía Cirugía tiene fines informativos y educativos. Este sitio no pretende sustituir o reemplazar una consulta médica, la cual consideramos indispensable para esclarecer todos los factores de una Cirugía y evaluar las condiciones particulares de un paciente. El contenido de Guía Cirugía tiene como finalidad ofrecer una orientación inicial, haciendo énfasis en los los temas que deben ampliarse y resolverse en una consulta médica.