Buscar, Evaluar y Contactar los mejores Cirujanos Plásticos en Sudamérica y España

Buscar cirujanos plásticos

7 reglas sencillas para cuidar tu piel: mantenla sana y sin arrugas






Dale un buen trato a  tu piel, aprendiendo a cuidarla con estos trucos que te ayudarán a mantenerla joven y muy sana. Tenlos en cuenta y evita desde leves y dolorosas quemaduras, hasta manchas, escamas, resequedad, arrugas y cáncer de piel.


Regla de oro: aplícate todos los días bloqueador solar

Utiliza bloqueador solar, con un factor mínimo de protección de 15 (FPS), para el rostro, cuello, brazos y toda la piel que quede expuesta. Normalmente, se recomienda aplicarse protector solar varias veces al día; en la mañana, al medio día y a las 3:00 pm.

Si sueles nadar o practicar algún deporte subacuático, utiliza bloqueador a prueba de agua.


Protege otras zonas sensibles

Algunas personas, con frecuencia, se olvidan de proteger zonas sensibles como la parte superior de las orejas, el cuero cabelludo, el pecho, así como la nariz y las manos.

El 80% de los cánceres de piel se producen en la cabeza, barbilla, cuello y manos, según la fundación estadounidense The Skin Cancer Foundation. Así que para proteger zonas tan sensibles como el cuero cabelludo, esta organización recomienda usar sombreros de lona con tejido apretado y por supuesto, bloqueador solar.

 

Evita ponerte citas con el Sol

Trata de esconderte del Sol entre las 10:00 am y las 4:00 pm. Ten en cuenta que además del uso de bloqueador solar, ponerte gorras o sombreros puede ser una buena opción. Incluso  vestir prendas oscuras con tejidos ajustados para que los rayos ultravioleta no traspasen la ropa y no lleguen a tu piel.

Ten en cuenta que los materiales sintéticos como el poliéster tienen un nivel de protección UPF mayor que la ropa confeccionada algodón.

 

Cuidado con las rutinas de bronceado

Si te derrite lucir una piel bronceada, debes tener en cuenta que esta es una rutina no muy saludable para tu piel, incluso, si eres de tez blanca será muy difícil conseguir un tono dorado o moreno, pues normalmente lo que se logra es un enrojecimiento con cierto grado de dolor y quemaduras.

Pero si definitivamente te niegas a renunciar al Sol, tómalo con calma y deja que tu piel gradualmente acumule melanina, sustancia natural que te proporcionará cierta protección. 

Evita los aceites bronceadores, ya que estos potencializan los efectos de los rayos ultravioleta y empeoran las quemaduras, puedes dejar que tu piel tome más color, poco a poco con bloqueador solar.

 

La luz invernal también puede actuar sobre tu piel

Así llueva, truene, relampaguee o te encuentres en un lugar cerrado, aplícate todos los días protector solar. 

Recuerda que durante los días nublados y fríos también aparecen rayos dañinos que que se filtran por entre las nubes.

De hecho, si estás entre la nieve o en altitudes altas, donde también hay vientos borrascosos puedes correr el riesgo de sufrir graves quemaduras. Así que lo mejor es que utilices la ropa adecuada, gafas con filtro UV y te protejas con bloqueador solar en el rostro.


Ojo con ciertos medicamentos

Algunos medicamentos como los diuréticos y la tetraciclina pueden producir mayor sensibilidad en tu piel a la exposición solar, aumentando el riesgo de quemaduras.

Es importante que consultes con tu médico y sea él quien te dé el visto bueno con respecto al consumo de estas sustancias, para evitar cualquier contraindicación.

 

Camas y cámaras de bronceado 

Esta alternativa de bronceado es bastante cuestionada, puesto que muchas camas y cámaras para estos fines utilizan rayos UVA, los cuales son muy peligrosos porque penetran la piel con mucha profundidad, causando piel seca, arrugas y aumentando el riesgo de cáncer de piel.

Si aún dudas de la importancia de proteger tu piel, te invitamos a ver este breve video en el que comprenderás por qué debes protegerte del Sol:

 

blog comments powered by Disqus
La información contenida en Guía Cirugía tiene fines informativos y educativos. Este sitio no pretende sustituir o reemplazar una consulta médica, la cual consideramos indispensable para esclarecer todos los factores de una Cirugía y evaluar las condiciones particulares de un paciente. El contenido de Guía Cirugía tiene como finalidad ofrecer una orientación inicial, haciendo énfasis en los los temas que deben ampliarse y resolverse en una consulta médica.